top of page
  • Foto del escritorJairo Andres Ambriz Pado

Tu con el

 

Una mujer cuyo nombre es Fátima llegó a mi vida como una ráfaga de viento fresco en un caluroso día de verano. Su presencia iluminó mis días y llenó de color mi mundo gris. Nos conocimos en un pequeño café, donde el aroma del café recién molido se mezclaba con la risa de los comensales. Desde el primer momento que la vi, supe que mi vida estaba a punto de cambiar.

 

Con el tiempo, nuestra amistad se transformó en algo más profundo. Fátima compartía mis pasiones y entendía mis silencios. Juntos exploramos la ciudad, perdiéndonos en calles empedradas y descubriendo rincones secretos que solo el corazón de la metrópoli guardaba. Cada momento a su lado era un regalo, una canción que solo nosotros podíamos escuchar.

 

Sin embargo, como en cualquier historia, los desafíos se presentaron. La vida nos llevó por caminos diferentes, y las responsabilidades cotidianas amenazaban con separarnos. Aunque intentamos resistir, las fuerzas externas ejercían su presión sobre nosotros. Fátima, con sus ojos llenos de tristeza, me confesó que tenía que tomar decisiones difíciles que afectarían nuestro destino.

 

Pasaron semanas, y la distancia entre nosotros se hizo evidente. Las llamadas telefónicas se volvieron más esporádicas, y los mensajes perdieron la chispa que solían tener. Intenté comprender sus luchas internas, pero el dolor de la incertidumbre se apoderó de mi corazón. ¿Acaso nuestros caminos estaban destinados a separarse?

 

Un día, recibí una carta de Fátima. En ella, expresaba sus sentimientos con sinceridad y valentía. Revelaba sus miedos, sus luchas internas, pero también su deseo de seguir adelante y encontrar su propio camino. Aunque el contenido de la carta era conmovedor, el nudo en mi garganta no se deshizo fácilmente.

 

Con el tiempo, ambos seguimos nuestros propios destinos. Fátima conoció a alguien más y se enamoró de esa persona y siguió su camino y yo, poco a poco, aprendí a sanar las heridas que su partida dejó en mi corazón. Aunque nuestras vidas tomaron rumbos diferentes, siempre recordaré a Fátima como la luz que iluminó mi camino en un momento crucial.


Un día, mientras paseaba por la ciudad, una canción conocida resonó en el aire. Era "Tu con el" de David Zahan. Las letras evocaron recuerdos de nuestra historia compartida, una historia que, aunque terminó, dejó una melodía inolvidable en mi corazón. Fátima y yo éramos los protagonistas de una canción que aún resonaba en la brisa, recordándome que algunas historias de amor están destinadas a convertirse en canciones melancólicas que nos acompañan en la oscuridad.

 



 



 

 

bottom of page