top of page
  • Foto del escritorJairo Andres Ambriz Pado

Me tengo que ir.

En el tranquilo barrio donde crecí, siempre parecía que el tiempo se movía más despacio. Cada día se parecía al anterior, y la vida transcurría sin muchos sobresaltos. Pero todo cambió el día que conocí a Isabel.

 

Era una tarde de verano, el sol brillaba con fuerza y el aire estaba cargado de calor. Isabel apareció de la nada, como un torbellino de energía que sacudió mi mundo tranquilo. Desde el momento en que la vi, supe que mi vida nunca volvería a ser la misma.

 

Isabel tenía una sonrisa que podía iluminar una habitación entera y una risa contagiosa que siempre me hacía reír. Nos conocimos en una fiesta del vecindario, y desde ese momento, fuimos inseparables. Pasábamos horas charlando y riendo juntos, compartiendo nuestros sueños y nuestros secretos más profundos.

 

El tiempo parecía detenerse cuando estábamos juntos, y cada momento a su lado se convirtió en un preciado tesoro. Nos enamoramos perdidamente, como dos almas destinadas a encontrarse en medio del caos de la vida cotidiana. No importaba qué obstáculos se interpusieran en nuestro camino, siempre encontrábamos la manera de superarlos juntos.

 

Pero como todo en la vida, nuestra historia tenía un principio y un final. Isabel tenía que mudarse a otra ciudad por motivos familiares, y yo sabía que no podía detenerla. Aunque me dolía en el alma tener que decirle adiós, sabía que tenía que dejarla ir y seguir adelante.

 

El día que Isabel se fue, sentí como si una parte de mí se hubiera ido con ella. Me quedé en mi habitación, rodeado de recuerdos de los momentos felices que habíamos compartido juntos. Fue entonces, mientras reflexionaba sobre nuestra despedida, que escuché la canción "Me Tengo que Ir" de Los Socios del Ritmo.

 

Las letras de la canción hablaban sobre tener que dejar ir a alguien que amas, aunque eso signifique enfrentar el dolor de la despedida. En ese momento, supe que tenía que seguir adelante con mi vida, aunque eso significara dejar atrás a la persona que más quería en el mundo.

 

Con el tiempo, el dolor de la separación comenzó a desvanecerse, y aprendí a apreciar los momentos que compartí con Isabel, en lugar de lamentar los que ya habían pasado. Aunque nuestras vidas tomaron caminos diferentes, siempre guardaré un lugar especial en mi corazón para ella.

 

Y así, mientras la canción "Me Tengo que Ir" sigue sonando en mi mente, sigo adelante con mi vida, sabiendo que el amor que compartimos nunca morirá, incluso si nuestras vidas siguen caminos separados. Porque al final del día, lo que importa es el tiempo que pasamos juntos y los recuerdos que creamos, y eso es algo que nadie puede quitarnos.



Entradas Recientes

Ver todo

Videojuego transformado en thriller político

La película “Tetris”, dirigida por Jon S. Baird, aborda la historia detrás del legendario videojuego de manera novedosa al desarrollar un thriller con espías y conspiraciones sociopolíticas. Ambientad

Crítica al streaming

La sexta temporada de Black Mirror aprovecha la posición de poder de Netflix para criticar a la propia plataforma. Los dos primeros episodios, “Joan is awful” y “Loch Henry”, abordan temas como la fal

コメント


bottom of page