top of page
  • Foto del escritorEnoc Pitalua Aguirre

EL PRIVILEGIO DE LA EXPERENCIA

“Con el paso del tiempo, nos vemos inmersos en una batalla perdida contra el reloj. Nuestra juventud se desvanece gradualmente, desafiada por la implacable gravedad que desordena lo que tanto nos esforzamos por preservar. Ninguna crema o tratamiento puede borrar las huellas de nuestras risas, penas y enojos. Intentamos con vitaminas, colágeno y remedios, sacrificando alimentos y enfrentando las señales que el cuerpo nos muestra.

Llega un día en que los tacones ya no son cómodos, las gafas se vuelven necesarias y nuestras canas florecen sin piedad. La figura cambia y el espejo deja de reflejar a la joven que alguna vez fuimos. Nos miramos sin filtros ni sombras, aceptando que hemos vivido más de lo que nos queda por vivir. Y qué hermoso ha sido ese camino: amando, recibiendo amor, aprendiendo paciencia y acumulando experiencias.

¿Qué importa si la gravedad gana la batalla o las arrugas se hacen presentes? La belleza se transforma desde el alma, irradiando infinito amor y perdón. No importa que el tiempo avance, que haya quienes sean más jóvenes o bellos. Lo significativo es el cúmulo de sabiduría adquirida, el honor de ser madres, esposas, hermanas, abuelas y amigas. Queda por vivir un amor que llega sin pedir nada a cambio.

Es maravilloso llegar a esta etapa siendo quienes somos, amándonos tal como somos. Seguir adelante con lo aprendido y vivido es un bello privilegio.”


Comments


bottom of page