top of page
  • Foto del escritorEnoc Pitalua Aguirre

El Encuentro de Dos Mundos Espirituales


En un mundo diverso y plural, el amor no conoce fronteras ni etiquetas. Mi esposa y yo somos un testimonio viviente de que la religión no debe ser un obstáculo para el amor y la unión matrimonial. Permíteme compartir nuestra historia, donde las creencias religiosas se entrelazaron con el compromiso y la comprensión.

El Encuentro de Dos Mundos Espirituales

Éramos dos almas en busca de un propósito, dos corazones que latían al ritmo de diferentes tradiciones religiosas. Yo, un cristiano comprometido con mi fe, y ella, una católica devota. Cuando nuestros caminos se cruzaron, no imaginamos que nuestras diferencias religiosas se convertirían en un hermoso desafío.

El Tropiezo Inicial

Al decidir casarnos, enfrentamos un tropiezo inesperado. ¿Cómo podríamos celebrar nuestra unión de manera significativa sin comprometer nuestras creencias? Mi esposa deseaba una boda católica, mientras que yo anhelaba una ceremonia que reflejara mi fe cristiana. Pero el amor nos impulsó a encontrar una solución.

El Matrimonio Mixto

Optamos por un matrimonio mixto, un puente entre nuestras religiones. Buscamos la bendición de ambas comunidades espirituales. Un pastor de mi iglesia participó en la misa católica, y un sacerdote católico estuvo presente en nuestra ceremonia cristiana. Fue un acto de amor y respeto mutuo.

La Dispensa y la Comunión de Fe

La Iglesia católica concede una dispensa en casos de disparidad de cultos. Esta dispensa nos permitió celebrar nuestro amor sin obstáculos. Ambos nos comprometimos a respetar nuestras creencias y a aprender el uno del otro. La comunión de fe se convirtió en nuestro cimiento.

Treinta Años de Amor Inquebrantable

Hoy, después de más de 30 años de matrimonio, puedo afirmar con certeza que nuestras diferencias religiosas nunca fueron un problema. Hemos compartido momentos de oración, reflexión y celebración en ambas tradiciones. Nuestro hijo crecio en un hogar donde el amor superó cualquier barrera.

Conclusión

Nuestra historia es un recordatorio de que el amor y la comprensión pueden trascender las etiquetas religiosas. No importa si eres cristiano, católico, musulmán o de cualquier otra fe. Lo que realmente importa es el respeto mutuo, la comunicación abierta y la voluntad de construir un camino juntos.

Así que, queridos lectores, si alguna vez dudan de que la religión pueda ser un obstáculo para el amor, les digo: el amor verdadero siempre encuentra su camino, incluso a través de las diferencias más profundas.


bottom of page