top of page
  • Foto del escritorJairo Andres Ambriz Pado

Así estoy yo sin ti

Mi historia comienza en un momento de la vida donde todo parecía estar en su lugar, hasta que un giro inesperado cambió el rumbo de mi existencia.

 

Conocí a Estefania en un día soleado de primavera. Su sonrisa iluminaba mi mundo, y su presencia llenaba cada rincón de mi corazón de alegría. Nos enamoramos perdidamente, como si el destino hubiera conspirado para unirnos en un lazo eterno.

 

Pero como ocurre en muchas historias de amor, nuestros caminos tomaron direcciones diferentes. Los desafíos y las dificultades de la vida comenzaron a afectar nuestra relación. Ignoré las señales de advertencia, aferrándome a la esperanza de que nuestro amor era lo suficientemente fuerte como para superar cualquier obstáculo.

 

Sin embargo, un día, Estefania tomó una decisión que sacudió los cimientos de nuestra relación. Me confesó que necesitaba tiempo para sí misma, que ya no estaba segura de lo que quería. Su declaración dejó un vacío en mi pecho que ninguna palabra podría llenar.

 

Desde entonces, me sumergí en un abismo de emociones encontradas. Me sentía perdido, como si hubiera perdido el norte de mi vida. Las noches se convirtieron en un torbellino de pensamientos oscuros, y la soledad se convirtió en mi única compañera.

 

Intenté llenar el vacío con distracciones superficiales, pero ninguna fue suficiente para calmar el dolor que sentía en lo más profundo de mi ser. Entonces, un día, mientras reflexionaba sobre mi situación, las letras de una canción cobraron un nuevo significado para mí.

 

En cada verso de la canción encontré reflejados mis propios sentimientos de pérdida y desesperación. La melodía resonaba en mi alma, como si el artista hubiera escrito las palabras específicamente para mí en ese momento de mi vida.

 

Poco a poco, mientras la melodía se repetía en mi mente, comencé a aceptar la realidad de mi situación. Aunque Estefanía ya no estaba a mi lado, su recuerdo seguiría viviendo en mi corazón para siempre. Aprendí a valorar los momentos que compartimos juntos, incluso si ahora solo existían en el pasado.

 

Y así, con cada acorde de la canción, encontré la fuerza para seguir adelante. Acepté que aunque estaría incompleto sin Estefanía, todavía tenía la capacidad de encontrar la belleza en la vida, incluso en medio del dolor y la tristeza. Porque al final, aunque mi historia de amor tomó un giro inesperado, sé que el capítulo aún no ha llegado a su fin. Porque "Así estoy sin ti", como canta Joaquín Sabina, es como me siento ahora, pero sigo adelante, encontrando mi camino en esta melodía llamada vida.




bottom of page